Últimas decepciones

26 marzo 2017

¡Hola a todas!

Debo reconocer que la de hoy es una entrada de esas por las que sientes amor y odio. Por un lado gusta hacerlas para dar tu opinión y consejo a todas aquellas que, como yo, amáis el mundo de la cosmética y el maquillaje, a modo de prevenir más decepciones.
Por otro lado, se trata de reconocer que el dinero invertido ha resultado ir a saco roto, porque el producto en cuestión no va a ser usado con la frecuencia que esperábamos, o incluso va a quedar relegado al más absoluto de los olvidos.

Si señoras, hoy se trata de una recopilación de algunos productos que han supuesto una decepción para una servidora. 

¿Queréis saber por qué? Pues ojo al dato.


Debo reconocer que con el paso de los años, me he vuelto mucho más selectiva en mis compras, además de buscar mucha información previa antes de invertir en un producto. Es por esto que cada vez me llevo menos decepciones, aunque haberlas, haylas.

También es cierto que poco a poco mis hábitos de compra han virado más hacia productos un poco más de alta gama y menos low cost, por lo que cuando hay una decepción, es una DECEPCIÓN con mayúsculas, debido a las altas expectativas que se ponen en los productos en los que inviertes un poquito más, y al golpe que suponen para tu cartera, sabiendo que no les vas a dar utilidad por uno u otro motivo.

¿Qué quiero decir con esto? Que, gracias a toda la información a la que hay acceso hoy en día gracias a blog y canales de youtube que nos mantienen al día de pros y contras de muchos productos, este post no viene todo lo cargado que podría venir.

Por último, añadir que por supuesto se trata de una opinión subjetiva. Puede que, por tus gustos, tipo de piel o necesidades específicas, tengas una opinión diferente con respecto a alguno de estos productos, así que es posible que no coincidamos en todo.

Todas conocemos este famoso pincel iluminador. Es buque insignia de la firma y pocas personas habrá que, cuando han parado frente a uno de sus stands, no hayan jugueteado con él.

Se trata, en resumidas cuentas, de iluminador en formato líquido. Su packaging, elegante sin duda alguna, es tipo pincel, del que hay que presionar la parte inferior para que el producto salga.
Su textura es cremosa, ni muy líquida ni muy espesa, lo que hace que su aplicación sea muy sencilla y que quede bien integrado en la piel.
Además, no cuenta con partículas brillantes, por lo que el acabado es muy natural y para nada recargado.

El problema llega cuando esperamos de él que sea un milagro encerrado en un botecito. Cuando esperamos que sea esa luz que nos aporte el aspecto más radiante y saludable que hayamos tenido nunca en nuestra tez. Por el precio que tiene, bien debería ser así.
Por otro lado, no cuenta con ninguna capacidad correctora. Es decir, debemos utilizar un corrector independientemente de que utilicemos este producto, ya que no aporta ningún "extra" de cobertura y solo conseguiremos hacer la zona mucho más grisácea.

Es algo que, bajo mi punto de vista tiene más fama de la que merece, o un precio muy superior a los resultados que ofrece. Es cierto que aporta luminosidad natural, pero nada que no se pueda conseguir con algún corrector de un tono similar y un precio diez veces inferior.

Tal vez si vosotras lo usáis y le encontráis el truco para hacer de él algo excepcional, podáis darme el truco que no he sabido encontrar yo.
Tenéis disponibles varios tonos y, aunque lo tenéis a la venta hasta por 35€, el lugar donde más económico lo he encontrado es en Primor, donde lo tenéis por 22,95€.

Con este producto debo reconocer que toda la culpa la tengo yo...
Todos los productos líquidos de Kiko que he probado para rostro, ya sean de maquillaje, de tratamiento o incluso de desmaquillado, me han provocado reacción. Este no iba a ser menos y, aun así, me arriesgué.

Se trata, como podéis ver, de una base de maquillaje completamente líquida, de esas que tanto se estilan ahora.
El packaging es de cristal, con un dispensador tipo gotero. Esta es la primera pega. Y es que, aunque el cristal hace los envases mucho más elegantes, son poco prácticos por lo delicados que resultan frente a cualquier "accidente".

En cuanto a la cobertura, realmente si es una base que cumpliría los requisitos de quien busque una cobertura media, ya que no resulta ser de cobertura total, pero si unifica el tono y cubre la mayoría de las imperfecciones con solo una capa.

¿Problemas? A modo personal, y esto no tiene por qué pasarle a nadie más (mi piel es muy delicada y reacciona con según que productos), me provocó rojeces y pequeños granitos, algo así como un sarpullido, desde la primera vez que me lo apliqué. Lo intenté una segunda vez, pero más de lo mismo, así que no voy a intentarlo una tercera.
Además, es una base de maquillaje que, al integrarla en la piel, marca absolutamente todos los poros o posible arruguitas que tengamos, dejando un efecto agrietado que resulta de lo más antiestético y acartonado.

Por último, el acabado es demasiado mate y opaco para mi gusto, resultando además un poco pesado. Prefiero los acabados ligeros, luminosos y que, de verdad, den aspecto de segunda piel.

Lo tenéis disponible en 14 tonos, en tiendas Kiko o en su web. Su precio es de 18,95€


Y aquí tenéis la que puede que sea la mayor decepción de todas las que he tenido últimamente.

Como sabéis, los labiales líquidos son mis favoritos, y el acabado mate es el que más me gusta. Por ello, me moría de ganas de probar esta gama de labiales de Kat Von D cuando llegaron a España.
Además, mi gusto por los labiales intensos, potentes, de colores llamativos y atrevidos, cada día a ido a más.

Todos estos factores hicieron que el primero que quise adquirir fuera Exorcism, un labial con un tono granate muy muy oscuro, al que según le de la luz le vemos más tendencia al rojo o al morado, pero siempre muy llevado al negro.
Es más, en los labios se aprecia el color prácticamente berenjena y, si lo llevamos por la noche, poca diferencia habrá entre un labial negro y esta tonalidad.


El aplicador es el típico de este tipo de labiales, en formato tubo con un aplicador de esponjita acabado en punta, que hace que su aplicación sea más precisa.

Además, la textura no es demasiado líquida, sino que tiene un punto cremoso que hace más fácil su aplicación sin escurrirse y que hace que asiente bastante deprisa en el labio. Cunde una barbaridad, aunque, como suele pasar con este tipo de labiales tan pigmentados y de un color tan oscuro, es posible que no quede homogéneo con una sola pasada, teniendo que dar una segunda pasada.

Y aquí es donde empiezan los problemas. Debido a la rapidez con la que se seca en el labio, si tardamos en dar una segunda pasada podemos llegar a levantar un poco la primera capa, por lo que nos constará más dejarlo homogéneo.
Pero es que, además, comenzará a crearnos copitos muy rápidamente, tanto si damos una segunda capa como si no.

Con el paso de las horas el labial empieza acumularse en la zona de la mucosa, creando un corte perfectamente visible en la mitad del labio, y además, debido a la formación de dichos copitos, retocar será muy complicado, porque solo conseguiríamos comenzar a mover esas pielecitas, ir levantando el labial de debajo con la fricción, y armar un desastre. Además, tiende a resecar los labios bastante.
Debo decir que nunca lo he probado con primer de labios, con lo que mi opinión es puramente sobre el comportamiento del labial tal cual,

En definitiva, un color y acabado precioso recién aplicado, pero bastante incómodo de llevar en jornadas más largas.
Hay que señalar que tengo otro labial de esta misma gama cuyo comportamiento no es exactamente igual y que, por contra, está entre mis favoritos. Pero no desvelemos nada antes de tiempo...

Los podéis encontrar en la web de Sephora por 20€


Y hasta aquí mis últimas y más dolorosas decepciones. Sé que me detengo mucho en cada producto y que es posible que mis post sean los más largos del universo blogger, pero siempre quiero dar toda la información de utilidad que me sea posible, de manera que os queden las mínimas dudas.

Si tenéis alguna sugerencia acerca de como usar estos productos para sacarles un partido mayor, no dudéis en dejármelo saber. Me haría muy feliz ver como estos pequeños vuelven a la vida activa.

Y vosotras, ¿tenéis productos que os hayan supuesto una decepción? ¿Habéis usado alguno de estos que enseño hoy? 

Muchísimas gracias por dedicar un ratito a visitar mi pequeño rincón y nos vemos muy pronto.


No olvides visitar mis redes sociales

1 comentario:

  1. Es una pena que no te vaya bien el labial de KVD, son unos de mis favoritos y en concreto Exorcism me encanta y me funciona genial.
    El touch éclat llevo mucho queriéndolo probar pero es de esos productos que voy dejando pasar y no pruebo porque me da la sensación de que al final no me va a gustar mucho.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...